Mutante del mes: Kiltro Polaris

Don’t hate on the love – V de Viajar (a Varanasi)

Un recorrido sentimental de la A a la Z y sus paréntesis

Texto por Edmeé García @diosaloca

Ilustración original del Sr. García @elsrgarcia

lunes 8 de septiembre, 2014 a las 06:19 pm  
lunes 8 de septiembre, 2014 a las 06:19 pm  

“Viajar trae el amor y el poder de vuelta a tu vida”.
Rumi

I.

En una ocasión un asistente a la conferencia de un maestro zen, le preguntó cómo podía resumir la enseñanza del Buda en una sola frase. Tras una breve pausa el maestro respondió “Todo cambia”. Lo cual despliega una serie de verdades conocidas pero frecuentemente evadidas por quienes habitamos este planeta: todo cambia, nada perdura, sí, todos vamos a morir y, sí, estas cosas nos provocan miedo, insatisfacción y sufrimiento. Frente a un knock out tan duro, tendidos en la lona y a punto de desfallecer lo más lógico sería dejar de huir de estas verdades y vivir lo mejor que se pueda en servicio a todos los seres que comparten esta condición… Irónicamente la mentalidad y el modo de vida occidentales han hecho exactamente lo contrario; empeñándose en eludir y combatir la inexorable impermanencia de las cosas tratando de crear un ambiente en el que las cosas aparentemente perduran.

Así que, aunque la muerte nos aceche con pasos de certeza invertimos tiempo y recursos en palomear los puntos de la agenda obteniendo la carrera, el empleo, la casa, la pareja y el jardín. Aunque se sepa que todo cambia -y por ende las relaciones también- en el afán de crear estabilidad, le firman contratos anuales, hipotecas a veinte años y los votos matrimoniales aún se hacen “para siempre” aunque el sacerdote recuerde a los presentes que esto equivale “Hasta que la muerte los separe. Amén, Dios así lo quiera…”

“Nada perdurará”, la carrera contra Kronos no la gana nadie, entiendo en un respiro mientras miro quemarse el cuerpo de un hombre en Manikarmika, el ghat principal de Varanasi. El sol y la humedad son atroces y el aire cargado de cenizas se presenta recordándome la futilidad de la vida; polvo fuimos y polvo nos convertiremos.

II. Varanasi

o Benarés o Kashi está situada entre los ríos Varuna y Assi en un estado de la India llamado Uttar Pradesh. Esta ciudad a través de sus diferentes nombres ha visto emerger en el mapa a Beijing, Atenas y Jerusalén y presenciado la caída de Babilonia y Nineveh. A pesar de los devenires de la fortuna Varanasi permanece misteriosa y constante junto a una curva del Ganges donde se encuentran numerosos ghats o campos crematorios. Aquí es donde se incineran los cuerpos de quienes vienen a morir a esta ciudad en el afán de liberarse del renacimiento.

En los ghats las llamas arden veinticuatro horas, siete días a la semana y diariamente después del atardecer se llevan a cabo ceremonias con cantos que la gente viene a presenciar desde la ciudad y desde numerosos botes en el río que se congregan alrededor de las luces, la música y los cantos.

De día y de noche se puede caminar recorriendo las hogueras junto al río y mientras se transita por las callejuelas junto a los ghats ya sea vagabundeando, comprando cosas o buscando el famoso Blue Lassi, se puede uno encontrar con hombres transportando sobre sus hombros cuerpos envueltos en blanco y naranja para envolverlos en las llamas y devolver sus cenizas al Ganges que para ellos es su madre. En Varanasi la vida y la muerte conviven mano a mano cotidianamente.

La India me descubrió justo a la mitad de mi viaje enfrentando las consecuencias en el cuerpo y un océano de sensaciones, olores, lugares, lenguajes, camaradas, nuevos pares, climas, vidas y equipajes reverberándome hasta las pestañas buscando un lugar de descanso para asentarse. Tomaría tiempo llegar a Nepal y encontrar un refugio tranquilo junto al lago Fewa en Pokhara; pero mientras miraba los cuerpos en los ghats me habló al oído la certeza de que hay que vivir apasionadamente y lo mejor se pueda; pues todo pasará.

Paréntesis:

(Don’t hate on the love
La vida es breve )

Edmeé García a.k.a Diosaloca es un ser humano. Sus principales intereses radican en el desarrollo y exploración de la conciencia. Ha hecho spoken word, trabaja como escritora, traductora y locutora. Ha publicado un poemario (El Red Bitch Project) y hecho montajes de otros dos (Chilanga Habla y El Bombón Vudú).