Mutante del mes: Kiltro Polaris

Ficcionista: El arte de llenar los espacios en blanco

Inspirada en el texto curatorial de Helena Lugo para ENTER.

Ilustraciones por Alejandro Palomino

Sábado 1 de Noviembre, 2014 a las 03:43 pm  
Sábado 1 de Noviembre, 2014 a las 03:43 pm  

En tiempos de incertidumbre, todo parece hacer falta. Es esta ausencia que experimenta el sujeto frente al mundo lo que le sitúa inexorablemente en lo desconocido y, a su vez, le orilla a una constante búsqueda del reencuentro con lo conocido, a aferrarse a la seguridad de sus certezas como las manos que buscan a tientas y con urgencia el interruptor de la luz en medio de la negrura, tan amenazante como su propia imaginación.

Este mes dedicamos nuestros contenidos a ese hábito nuestro de crear (y creernos) nuestras propias versiones de la realidad para sentirnos menos perdidos en esta existencia material

Así nace la ficción: esa recreación mitad posible, mitad sobrenatural de la realidad que nos inventamos en aras de lo desconocido para sanar la amenaza que representan los espacios en blanco.

Este mes dedicamos nuestros contenidos a ese hábito nuestro de crear (y creernos) nuestras propias versiones de la realidad para sentirnos menos perdidos en esta existencia material de la que sabemos tan poco. Celebramos que nuestro miedo a la incertidumbre eche a andar la maquila angustiosa del suspenso y con ella nuestra ilimitada creatividad, que muestra lo mejor del #ficcionista que todos llevamos dentro. ¿De cuántas maneras la ciencia, el arte, la tecnología, la filosofía y la religión, se dan a luz a sí mismas para explicar las cuestionantes del mundo en sus propias palabras?

¿Cómo construir una historia a partir de fragmentos que funcionan como puntos de partida para desarrollar posibilidades infinitas?

Ficciones bellísimas como las de los cartógrafos tempranos, los primeros esfuerzos de la física y la medicina, la institución del matrimonio y los políticos que se reunieron en secreto para armar la Biblia –que desde entonces responde con dogmas los misterios del universo, pa’ que no andemos preguntando- son sólo algunos ejemplos de las mentiras que nos contamos para compensarnos por estar destinados a nunca saber la verdad.

Estas “lagunas” crean el suspenso de un desenlace cuyo origen y destino permanecen ocultos y que exigen al espectador enfrentarse con el vacío que provocan.

Nuestro Mutante del mes es el ejemplo perfecto: la del videoartista y fotógrafo mexicano Alejandro Palomino (México, 1986) se centra en el uso de medios digitales para crear paisajes ficticios, una realidad alterna creada a manera de collage entre contenidos inspirados en universos tan variados como la pintura del romanticismo hasta el cine contemporáneo. Así también lo entiende Guijarro de Pablo, quien -en su apoyo al talento emergente- busca la forma de contribuir a la creación del mundo como lo entendemos. Esta estrategia de unión refleja la forma en que la evolución constante de los medios digitales proporciona otras perspectivas de la realidad que transmiten inminencia, paranoia y angustia.

El trabajo de Alejandro Palomino invita a entrar en fragmentos de historias no contadas que esperan ser contempladas – y completadas- por quien las observa. Por tanto, todo aquello que falta no es para que sea conocido, sino imaginado.

Si el temor a lo desconocido despierta una de las formas más primitivas de angustia en el individuo al no tener el control sobre el devenir, esta incertidumbre paraliza los sentidos y altera la percepción de la realidad espacio-temporal, dejándola como extraña e irreal. Cada imagen nos recuerda la carencia de certeza como una constante de la condición humana, pues frente a la resistencia del mundo para dejarse moldear, no queda mas que recurrir a invenciones que nos den la razón.

¿Cómo construir una historia a partir de fragmentos que funcionan como puntos de partida para desarrollar posibilidades infinitas? Comparte la tuya en redes sociales con el hashtag #ficcionista o al siempre expectante colabora@mutante.mx

APA_002acrop

Mutante no quiere ser sólo una página web, una cuenta de Twitter, una comunidad en Facebook: quiere ser una actitud frente a la realidad. Una actitud asumida por artistas, comunicadores, líderes de opinión e individuos que han decidido tomar parte activa en su desarrollo personal y en el desarrollo de su colectividad.